Qué es un rug pull y cómo identificarlo para no caer en la trampa

En su significado literal al traducirlo del inglés al español un rug pull es «tirar de la alfombra» y resulta una forma muy gráfica de entender en qué consiste este tipo de estafa, desgraciadamente tan común en el mundo de las criptomonedas.

El término «rugpull» se ha convertido en algo muy temido por los inversores. Un rugpull es una técnica que utilizan algunos estafadores para defraudar a los inversores de sus criptomonedas o aplicaciones descentralizadas.

En un rugpull, los estafadores normalmente crean una nueva criptomoneda y la promocionan con la intención de atraer a inversores para que la compren. A menudo, utilizan estrategias de marketing agresivas para generar mucho interés en ella.

Una vez que han atraído a suficientes inversores y el precio se ha inflado, los estafadores venden todas sus criptomonedas en una sola operación, lo que hace que el valor de la moneda caiga en picado.

A medida que el precio desciende, los inversores se quedan con activos sin valor y los estafadores desaparecen con el dinero.

Los rugpulls son por definición una forma deshonesta y fraudulenta de operar en el mercado de las criptomonedas, y suponen una amenaza para la credibilidad y la integridad de la industria de la Web3 en su conjunto.

Qué tipos de rug pull crypto existen

rugpull estafa criptpomonedas

Hay tres tipos principales de tirones de alfombra en el mercado criptográfico:

Robo de liquidez

Esta modalidad ocurre cuando los creadores del token retiran fondos de las llamadas piscinas de liquidez. Al hacer eso «borran» todo el valor que había adquirido el activo comprado por los inversores, dejando su precio a cero.

El rug pull en los fondos de liquidez, que son claves para muchas plataformas descentralizadas y de préstamos cripto, se suele producir en esos ecosistemas de las finanzas descentralizadas (DeFi), donde son la estafa de salida más habitual.

Limitación de las órdenes de venta

En esta otra vertiente más sutil de la estafa, los desarrolladores del token codifican el contrato inteligente del proyecto de tal forma que ellos sean los únicos capaces de venderlos.

Luego solamente tienen que esperar a que los inversores compren el activo con monedas emparejadas y cuando la acción de precio es suficientemente positiva, se deshacen de sus acciones provocando así que el token no valga nada.

Pump & Dump

El llamado esquema Pump and Dump se produce cuando los responsables de un proyecto venden de forma abrupta una gran cantidad de tokens bajo su poder después de que el precio haya aumentado de forma considerable, normalmente tras agresivas promociones en las redes sociales.

El precio cae a plomo entonces. Esta práctica puede presentar legalmente una carga criminal menor que las anteriores, incluso a veces nula, pero no se considera éticamente apropiado que los creadores de un activo compren y vendan su propia criptomoneda.

También es frecuente que los estafadores, en lugar de crear su propia altcoin, lleven a cabo la operación con una ya existente que tenga muy poca capitalización de mercado. Eso les permite hacer crecer notablemente su precio una vez que, adquirida por ellos una gran cantidad, la publicitan por las redes sociales y la gente empieza a comprarla.

Cuando el precio ha llegado al nivel que buscan, los estafadores venden todos sus tokens, de modo que la fuerte presión de venta devalúa drásticamente la criptomoneda que queda en la cartera de los minoristas.

Lista de casos de rug pulls muy sonados

Squid token rug pull estafa

A continuación, te presentamos algunos de los casos de rugpulls más sonados que han ocurrido en la industria de las criptomonedas:

Squid Game

El éxito de la serie coreana de Netflix «El Juego del Calamar» («Squid Game») fue aprovechado por unos estafadores para llevar a cabo uno de los rug pulls más famosos de la historia cripto.

Según figuraba en su sitio web, la moneda fue lanzada para ser utilizada en videojuegos y aplicaciones de entretenimiento, con el objetivo de atraer a los seguidores de la serie.

Su valor se disparó en pocos días una barbaridad, hasta un 310.000%. Pasó de costar 38 dólares (unos 32,8 euros) a valer 2.861 dólares (unos 2.471 euros). Minutos después de alcanzar esa cantidad su precio se hundió vertiginosamente hasta 0,0027 euros por las denuncias de fraude.

En ese momento su portal web y las cuentas de la criptomoneda en las redes sociales se esfumaron, al igual que el dinero de los inversores. Se había consumado el tirón de la alfombra, que era bastante fácil de adivinar desde el momento en que los inversores podían comprar Squid pero no venderla hasta pasado un largo plazo en virtud de un hold obligatorio.

La avaricia de miles de inversores al intentar forrarse de dinero sin informarse antes de comprar sobre las características del proyecto (lleno de banderas rojas por todas partes) permitió que los ladrones se quedaron con más de 3 millones de euros.

Frosties

Ethan Nguyen y Andre Llacuna, creadores del proyecto de tokens no fungibles (NFT) «Frosties», fueron arrestados en Estados Unidos por defraudar un millón de dólares a inicios de 2022.

Los acusados prometieron a los inversores los beneficios de los NFT de Frosties, pero al agotarse, tiraron de la alfombra y se llevaron todo el dinero en el que ha sido el primer caso criminal procesado por un rug pull de NFT.

Thodex

Faruk Fatih Özer, fundador y director ejecutivo de Thodex, el intercambio cripto más grande de Turquía, fue arrestado en Albania, lugar al que huyó después de que su exchange se desconectara repentinamente en 2021, dejando a casi 400.000 usuarios sin acceso a sus fondos, que ascendían a unos 2000 millones de dólares.

En abril de 2021, las autoridades turcas detuvieron a 62 personas en relación con transacciones fraudulentas en Thodex tras denunciar los usuarios que no se les permitía retirar sus fondos. Les dijeron que la plataforma había suspendido sus operaciones durante unos días debido a una «oferta de sociedad», pero nunca volvió a estar operativa.

Defi100

Los creadores de este proyecto basado en Binance Smart Chain se fugaron con los fondos de los inversores, calculados por un analista en unos 32 millones de dólares.

En este caso hasta restregaron el engaño por la cara de los inversores: «Los estafamos, muchachos, y no pueden hacer una mierda al respecto» se podía leer en inglés en un mensaje de su web que posteriormente fue borrado.

Las 10 banderas rojas para no ser víctima de un «tirón de alfombra»

cómo identificar un rug pull

A menudo las estafas en el mundo cripto son mestizas, es decir, combinan distintas tretas para engañar a los inversores. Es habitual que para hacer un rug pull se monte antes un esquema ponzi o piramidal, o que incluso que se quiera disfrazar el robo de los fondos como fruto de un hackeo.

Sin embargo, hay siempre patrones comunes en todos estos casos que deben servirte de alerta para evitar caer en la trampa.

  1. 🚩 La ves hasta en la sopa. De repente, todo el mundo habla de esa criptomoneda. En las redes sociales no deja de comentarse y su precio va subiendo al mismo tiempo que su popularidad. Mucho cuidado, toca investigarla a fondo antes de invertir a ciegas.
  2. 🚩 No se sabe quién está detrás (y no hace falta que vengas con la comparación de que si el Bitcoin y Satoshi Nakamoto). A veces es posible que los creadores o desarrolladores usen nombres falsos, e incluso fotos generadas hoy fácilmente con la inteligencia artificial. Rastrea en Google bien esos nombres e imágenes y si no hay correspondencias o referencias sobre ellos, o ninguno de los resultados está relacionado con el mundo cripto o tecnológico, ahí tienes otra alerta roja de manual. Dime por qué te ocultas y te diré lo que quieres… Ah, y por supuesto no valen las cuentas y perfiles en redes sociales de reciente creación.
  3. 🚩 Libro blanco. Si no lo tienen, huye. Pero aun teniéndolo, inspecciónalo bien. Si el proyecto es serio lo normal es que esté en más de un idioma. Además, los que pertenecen a estafas suelen ir en la inmensa mayoría de los casos plagados de erratas y faltas de ortografía. Con frecuencia también sus planteamientos son descabellados o poco sensatos. Blanco y en botella.
  4. 🚩 Página web. Lo mismo de antes es aplicable a su página web, aunque en estos casos se lo suelen currar un poco más para no ahuyentar con la primera impresión al recién llegado. Pero lo suyo es que en el footer haya información suficiente sobre la empresa, aviso legal y algún método de contacto.
  5.  🚩 Sin liquidez bloqueada. No tener bloqueo de liquidez en el suministro de tokens es un autopista con muchos carriles abiertos para que los responsables se queden con todo. Debes verificar el porcentaje del fondo de liquidez que está bloqueado. El denominado Valor Total Bloqueado (TVL en sus siglas en inglés) debe oscilar entre el 80% y el 100%. Los contratos inteligentes son los que deben asegurar la liquidez con un plazo determinado (lo suyo es de tres a cinco años a partir de la oferta inicial del token).
  6. 🚩 Órdenes de venta limitadas. Esta restricción maliciosa se ejecuta, como vimos antes, a través de la codificación del proyecto y puede resultar complicado de descubrir para quienes no entienden de la materia. Pero como decía aquel famoso anuncio, «el algodón no engaña»: compra una pequeñísima cantidad de esa cripto y acto seguido trata de venderla. ¿No te resulta posible? Ahí lo tienes, sal corriendo y avisa a todo el mundo que te sea posible.
  7. 🚩 El precio sube de repente a lo loco. Aunque el mundo de las cripto es conocido por su volatilidad, todo crecimiento desaforado sin motivo alguno (alguna noticia de colaboración o asociación, por ejemplo) debe mirarse con recelo porque puede ser fruto de la manipulación al estar todo en manos de unos pocos (los estafadores) y suele ser el bombeo previo a la retirada. Siempre puedes comprobar a través del explorador de bloques la cantidad de gente que posee tokens de ese criptoactivo.
  8. 🚩 Recompensas exageradas. Cuando te dan demasiado (retornos de tres o más cifras) a cambio de ceder tus monedas, sea con el método que sea, desconfía. Si no es un rug pull puede que estés ante una estafa piramidal. Lo que de nadie da duros a cuatro pesetas se decía antes pero sigue igual de vigente hoy.
  9. 🚩 Sin auditoría externa. Los proyectos que no tienen nada que ocultar se dejan analizar por terceros reconocidos y legimitados para ello.
  10. 🚩 Consulta webs de referencia. En portales como el que te encuentras, o en otros como CoinMarketCap o CoinGecko encontrarás información actualizada sobre cada proyecto que te dará muchas pistas sobre su fiabilidad.

Esperamos que te haya sido útil este artículo y que, por supuesto, nunca seas una víctima de un rug pull.

Deja un comentario

error: