Zoe Cash o la increíble facilidad con la que se dejan estafar miles de personas

Leonardo Cositorto, fundador de Generación Zoe y creador de Zoe Cash, imputado por supuesta estafa. Es la crónica de un titular anunciado, y hasta le sobraría lo de “supuesta”. Demasiado ha tardado en verse publicado en los medios de comunicación.

Cualquiera con dos dedos de frente, o que hiciera los deberes básicos de todo inversor, pudo oler desde el principio que Zoe Cash, la criptomoneda que Cositorto creó en torno a su conglomerado empresarial, no era más que humo.

Aun así, el presunto (juguemos a la corrección política) estafador ha logrado (y, lo peor, sigue logrando) embaucar a miles y miles de incautos de distintos países (se habla de más de 100.000), engañados todos ellos por la promesa de ganar dinero fácil y rápido y que ahora están comprobando cómo sus inversiones, en muchos casos los ahorros de toda una vida, ya no están.

Igual que Cositorto, que anda por Colombia ahora que en su Argentina natal se le ha puesto el cartel de “Se busca”. Pero repasemos la historia de Zoe Cash, un ejemplo que ilustra a la perfección lo que es y cómo funciona un esquema Ponzi, como no lo vas a ver otro sitio.

¿Quién es Leonardo Cositorto?

Leonardo Nelson Cositorto, de profesión estafador. No vamos a perder el tiempo glosando aquí cómo se vende en su propia página web. Que si coach ontológico, conferenciante, consultor, trader, escritor, ministro de culto y mil cuentos más.

Bastaba en su día con hacer una búsqueda de su nombre en Google para encontrar antecedentes suyos de estafa. Ahora, lógicamente, los resultados más recientes están copados por la actualidad en torno a Zoe. Pero ahí sigue estando la huella este personaje condenado por evasión en el año 2010.

Hace siete años Cositorto hacía de las suyas en México. Carlos Ortega, un periodista de aquel país, le entrevistó en calidad de máximo responsable de la empresa AxPhones. Entonces era el boom de los smartphones y Cositorto se aprovechó de ello.

Cuando Ortega se dio cuenta de que había promocionado con su entrevista a un estafador e incluso había perdido dinero él como víctima, publicó el siguiente texto de rectificación y advertencia en las redes sociales:

“Soy Carlos Ortega, la persona que entrevistó a Leonardo Cositorto. En ese momento de la entrevista (corría el año 2015) las cosas en AxPhone se veían bien. Creía yo en el proyecto. Pero, oh gran desilusión: Leonardo (un ciudadano argentino) se regresó a Argentina (en el año 2016) después de cometer errores en sus decisiones, las que llevaron a AxPhone México a un endeudamiento muy grande y llevarse el dinero que había en las cuentas. Además, pidió prestado sin anunciar que se iría, y dejó muchas deudas y a muchos mexicanos con pérdidas por sus decisiones.

Constantemente estaba alentando a invertir en la empresa ocultando sus intenciones de defraudar a muchas personas. No le importó que el barco se hundiera. Él buscó salvarse y dejó que todos nos hundiéramos en el barco.

Ya había personas que nos habían advertido del proceder de Leonardo, pues esa práctica ya la había hecho en otros países, en más de una ocasión, y no les creímos, pues Leonardo se mostraba íntegro. Pero es su arma principal, crear confianza para luego dar la puñalada. Navega con bandera de líder, exitoso, entrenador, empresario, recto, bondadoso, comprensivo, pero en el fondo no es así.

En el fondo estamos ante una persona ambiciosa, egoísta y traicionera, e incompetente para los negocios, que huye en lugar de enfrentar su responsabilidad.

Si te lo encuentras en el camino, será tu decisión creerle, pero no te guíes por su disfraz de ovejita, porque es un lobo traicionero”.

Las advertencias sobre sus prácticas eran fundadas. En octubre 2012 se creó en internet un blog de afectados por el Club Auto Premio, otra estafa piramidal llevada a cabo por Cositorto que es explicada con todo lujo de detalles y pruebas:

https://autopremio.blogspot.com/2012/10/club-autopremio-estafa.html

Se le describe ahí sin tapujos: “Leonardo Cositorto es un personaje argentino que va de ciudad en ciudad inventando proyectos y embaucando a la gente. Lo que oculta Leonardo Cositorto, es que lo buscan en varias ciudades por estafa, y por deudas que superan los 100 mil pesos (…) En unos meses, Club Autopremio desaparecerá como tantas empresas del señor Cositorto, ninguna ha llegado a 3 años de vida. Se dice conferencista internacional, se dice coach, se dice autor, pero la realidad es que vive escapando de aquí y de allá por las deudas y estafas a personas que caen en su trampa”.

¿Más ejemplos? Oportunidad en Red fue otra de sus estafas piramidales, previa a la de AxPhone, esta vez con perfumes y cremitas. Aquí está explicada hasta el más mínimo detalle y con numerosas pruebas gráficas:

https://threadreaderapp.com/thread/1489799182110138369.html

“¿Cómo se puede pasar tantos años estafando gente? ¡Y en tantos lugares!”, se pregunta Juliana, autora de ese artículo que en realidad es la recopilación de un hilo suyo publicado en Twitter hace unos días.

Nosotros también nos hacemos la misma pregunta que Juliana. Porque, pese a su pasado plagado de pufos, Leonardo Cositorto siguió con lo suyo. Su siguiente invento, mastodóntico heredero de todas sus experiencias anteriores, fue Generación Zoe.

 

Generación Zoe, la estafa piramidal más bizarra

Generación Zoe la creó Cositorto en la provincia de Córdoba (Argentina) hace algo más de 5 años como compañía de coaching y liderazgo, pero pronto diversificó su actividad al mismo tiempo que se expandía a otros países.

Como cebo, su holding ofrece un contrato con un rendimiento del 7,5% mensual en dólares y hasta un 90% o 120% anual. Una locura insostenible que a cualquiera con sentido común le haría saltar todas las alarmas.

Los beneficios por tu dinero bloqueado 3 años aumentan si incorporas a dos, tres o más inversores a la red. Está meridianamente claro, pues, cuál es el modus operandi.

¿Que Cositorto ve que se han puesto de moda las criptomonedas? Pues allá que va él a crear una. Cómo iba a resistirse a probar sus malas artes en un campo tan sembrado de potenciales víctimas, ansiosas por hacerse ricas de la noche a la mañana.

Cualquier discurso suyo es un insulto a la inteligencia y al sentido común. En este vídeo se le asegurar que va a hacer millonarios a 10.000 millones de personas. Más de las que existen en el planeta. Pero la gente aplaude y le compra la moto… y la criptomoneda:

Zoe Capital es la presunta sociedad a través de la que lanza la criptomoneda Zoe Cash. Pero para hacer más grande la pirámide del emperador hacían falta más negocios. Y en ese contexto monta la autodenominada Universidad del Trading junto a otras ramificaciones de Zoe en el sector inmobiliario, la restauración, el fitness, clínicas veterinarias, de estética, muebles…

Algunos de los tuiteros argentinos que han puesto al descubierto las trampas de Cositorto (entre los que hay que destacar sobre todo a Pablo Salum @LEYANTISECTAS, que llevó el asunto ante la justicia, y Osvaldo Beto Mendeleiev @BetoMendeleiev_) han criticado con razón la connivencia o el silencio, cuando no el apoyo, de muchos medios de comunicación en torno a la estafa de Zoe hasta que ha explotado todo:

Sin embargo, en el caso de España no ha sido así (del todo). Quien escribe ahora este reportaje aquí, ya publicó el pasado 3 de noviembre en el Diario INFORMACIÓN de Alicante que la sospechosa criptomoneda Zoe Cash aterrizaba en el fútbol español de la mano del eldense Daniel Paterna, mientras que la agencia nacional EFE y otros periódicos daban cuenta de esa llegada sin cuestionar lo más mínimo el proyecto ni tan siquiera interesarse por él. El mismo pecado cometido por tantos inversores, vaya.

Retomando la historia: Cositorto encarga a algún programador lanzar la criptomoneda. Y el responsable de la tarea, un chapuzas, no hace más que un copia y pega de los códigos de otros proyectos, y con una seguridad nula.

En este hilo lo explica muy bien el desarrollador Sebastian Monti:

En la web del proyecto, si pinchas para conocer al equipo que tiene detrás te redirige a la página principal, sin aparecer ni un solo nombre. Y el libro blanco del proyecto es un cúmulo de despropósitos y barbaridades.

Sin embargo, a Cositorto y a sus esbirros eso les da igual. Venden su proyecto como si fuera el nuevo Bitcoin y hablan de su inclusión en CoinMarketCap como si eso fuera un logro, cuando ahí se lista cualquier proyecto criptográfico sin ningún tipo de filtro. Y para ejemplo, el suyo, que las principales webs de referencia sobre fraudes cripto lo tachan sin ambages como estafa.

El pasado mes de septiembre el CEO de Zoe anunció que desde el 1 de enero de 2022 su criptomoneda estaría respaldada por oro. “En las siete ciudades más importantes que tenemos en Latinoamérica y en España (…) vamos a cambiar la Zoe Cash a razón de 1 gramo de oro, una moneda”, decía Cositorto frente a un auditorio lleno y enfervorecido.

Aseguró haber comprado dos minas de oro, de las que la mayor prueba fueron una foto suya de camino a una de ellas en su deportivo o este estrambótico vídeo en la presunta entrada de una. Decid si no da risa. La podría firmar Berlanga:

https://twitter.com/LeoCeoZoe/status/1450927301307240448

Y aquí una imagen de la máquina de hacer churros en mitad de un campo. Perdón, de extraer oro de una mina:

zoe cash mina de oro

El pasado 5 de enero Zoe Cash alcanzaba su máximo precio histórico: 0.2763 euros. Pero el pasado viernes, al conocerse que el fiscal federal argentino Eduardo Taiano imputó a Cositorto por una supuesta captación de ahorro público no autorizada y manipulación del mercado, su cotización se desplomó estrepitosamente, hasta situarse hoy en 0.0213 euros.

Cositorto aseguró en numerosas ocasiones que para mediados de este año alcanzaría los 55 dólares. Lo mejor es su explicación sobre la debacle, en la que autodelata su manipulación:

“La ZOE Cash esta bajita porque yo decidí no hacer nada. No le voy a meter fondos. Los otros días vendieron 4.300.000 monedas y eso lo venden los peces gordos de la empresa. Entonces, si cada vez que nosotros subimos la moneda los que tienen moneda la salen a reventar, dejemos que la revienten toda y en el momento que estemos financieramente acomodados empezaremos a comprar para beneficiar a los que tienen la moneda”.

El expediente judicial se inició el 12 de noviembre de 2021 a raíz de la denuncia de un particular que pidió que se investigase al holding empresarial de Cositorto por presunta estafa y defraudación económica al fisco.

Según esa denuncia, “bajo una fachada de un supuesto culto y una falsa universidad… ofrece[ría] titulados en criptomonedas y coaching”. Lo del supuesto culto viene a cuenta de que Cositorto también lidera una especie de grupo religioso, denominado Aviva Zoe, que ha sido incluso catalogado por algunos expertos como secta.

De hecho, todas sus intervenciones recuerdan a las de cualquier telepredicador al uso.

Su empresa no está reconocida por la Comisión Nacional de Valores de Argentina. Además, a finales de octubre de 2021 la policía de Paraguay registró las oficinas de Zoe Capital en Asunción al estimar que esta empresa ofrece inversiones sin contar con las autorizaciones correspondientes.

El cerco judicial a Generación Zoe se va estrechando, pues la denuncia antes citada se suma a una investigación por parte de la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac), surgida a su vez de otra demanda de Javier Madariaga, en representación de la Asociación Civil Decodes (ONG Bitcoin Argentina).

Hay incluso una alerta internacional para los reguladores del mercado de los países en los que se ha detectado actividad de sus empresas.

Ahora que se le está derrumbando la pirámide, Cositorto opta por negar cualquier irregularidad, acusar a todo el mundo de “difamarle” y de querer hacer daño a su negocio por su “éxito”, por lo que anuncia que “no pararé hasta llevarlos a los tribunales”.

Como no deja escapar una oportunidad, en los últimos tiempos el argentino viene jugando la baza de los NFT y de la compraventa de terrenos (a razón de 2.500 dólares la parcelita virtual) en el metaverso de Zoe. Kingdom of Zoe. Chúpate ésa.

En una charla que impartió online a un millar de “líderes” de la cúspide de su organización, poco antes de conocerse su imputación en Argentina, Cositorto admitió que las cuentas de Zoe están en números rojos, a un 10% de lo que debería facturar, algo que atribuyó a que no se producen nuevas incorporaciones a la red y a que las ventas no están al nivel necesario para aguantar la estructura. La culpa, claro está, es de los “ataques” que está recibiendo en la prensa y las redes sociales (modo ironía off).

En otras palabras, que la pirámide se está desmoronando. Las largas colas de gente en las oficinas de Zoe en Buenos Aires, queriendo recibir los pagos prometidos tras los primeros retrasos, son la constatación de que el final está cerca y de que, lo más probable, es que Cositorto acabe contemplando el futuro entre barrotes.

Si no fuera por el dinero que está estafando y las vidas que va a hundir cuando todo colapse, sería para descojonarse, porque la cosa adquiere por momentos tintes de sainete.

Vean aquí la presentación de los NFT que los chicos de Cositorto quisieron hacer y que fue troleada por varios usuarios (os amamos, chicos, qué buenos momentos dais):

¿De verdad quieren decirnos que saben de NFTs, metaversos, trading y criptomonedas si ni siquiera saben desactivar la pizarra de una videoconferencia? Las risas prosiguieron con las imágenes de algunos participantes mostrando pirámides o carteles alertando de la estafa.

Pero ellos, a lo suyo. No sabemos si es la mayor estafa piramidal de la historia, pero sin duda sí la más bizarra y grosera. “Bernie Madoff, al lado de Zoe Capital, era la madre Teresa“, llegó a decir un economista consultado por el medio Urgente24.

Dan para serie de humor, aunque lo más probable es que acaben en documental de Netflix, como el estupendo “El timador de Tinder”.

De hecho, hay quien hasta va adelantando el trabajo:

Por si faltara algo, hasta hemos tenido un ZoeLeaks, con la filtración de compradores de Zoe Cash:

Y es que con tal de estirar el chicle de la estafa, sale a nuevo proyecto por día. O por cada vez que le ponen delante una cámara de móvil. Con ustedes, Zoe Apps:

Zoe Cash en España

DANIEL PATERNA ZOE ESPAÑA

En el apartado “Quiénes somos” de la web de Zoe Coach, Cositorto presume de “un background como líder de sus propias redes de network marketing en España entre 1991-1995 y posteriormente en 14 países de Latinoamérica entre 1995-2017″.

Afirma también que su academia ha entrenado unos 6400 coaches ontológicos de Latinoamérica y España en los últimos 3 años.

Siendo España uno de sus países con mayor actividad, ¿quién es su apoderado en nuestro país? Su nombre es Daniel Paterna Lama, un empresario de Elda quien según constaba en su ahora desaparecida página de LinkedIn es “Director de país España en Generación Zoe España” desde hace un año y ocho meses. Aunque en redes sociales hay (había, que también las ha borrado) publicaciones en las que aparece como “presidente Zoe España / Europa”.

También figura como gerente y CEO de Pro Rehabilita, una empresa especializada en la gestión integral de obras, proyectos, arquitectura técnica y creativa, y desarrolló “el emprendimiento con infraestructuras y métodos multinivel con la compañía USANA Health Sciences”.

El eslogan de Zoe Coach España es “Fórmate al mismo tiempo que generas ingresos”. Daniel Paterna ha ido borrando todo el material en redes que le relacionaba con Generación Zoe.

Sin embargo, mucha gente se lo ha descargado y lo ha hecho circular:

Al igual que su jefe, a Paterna le gustaba hacer ostentación en las redes sociales de su alto tren de vida para así impresionar a sus potenciales clientes.

DANIEL PATERNA ZOE COACH ESPAÑA

También a su hermano Camilo, director general de la oficina central de Elda:

 

El nombre de Daniel Paterna saltó a la palestra nacional en noviembre de 2021 cuando la agencia Efe lanzó un teletipo informando de que las criptomonedas aterrizaban en el fútbol español de la mano de Zoe Cash.

Al igual que ya hizo en Argentina, Estados Unidos y Tailandia, Cositorto quería visibilidad de su negocio en España y qué mejor plataforma que el fútbol. Empezaron buscando un equipo modesto y en crisis económica, ya que así sería más fácil entrar. El Atlético Saguntino, al borde de la ruina, fue el elegido.

Y ahí estaba la noticia: sus futbolistas iban a empezar a cobrar en ZOE Cash por objetivos. Y Paterna sería próximamente presidente del club. Esto último no ha llegado a suceder aún, mientras que lo primero, si ha sucedido desde entonces, no hay garantía alguna de que vaya a seguir ocurriendo.

Afirmaba entonces Paterna que Zoe Cash “está respaldada por oro para evitar su volatilidad”. En los últimos días su precio ha caído un 80%. Si eso no es volatilidad…

Al respecto, se pronunciaba hace poco en Facebook de esta forma, comparándola nada menos que con el Bitcoin y obviando ese respaldo del oro que, según ellos mismos, le iba a evitar la volatilidad: “Efectivamente la gráfica es cierta. Es normal al tener volatilidad. En la bajada es el mejor momento de compra!!! Te muestro la gráfica del BTC hace apenas unos años. Podréis observar las caídas que tuvo. Hoy vale 42.600$. VAMOS A POR UN ECO SISTEMA ZOE!!! IMPARABLES!!!”.

Señalaba también en noviembre, sobre la criptomoneda de Cositorto, que “se han abierto ya distintos puntos de cambio” y que “por cada 10 Zoe Cash corresponden diez gramos de oro respaldados por la compañía“. Además, añadía que el cobro es “automático” porque “cuando se gana el partido o se logra el objetivo la compañía transfiere desde Argentina de forma automática las Zoe Cash”.

Criptokenizados ha contactado con Daniel Paterna para conocer su opinión sobre la situación actual de Generación Zoe, pero por ahora la única respuesta ha llegado ha sido de parte de Carolina, su “asistente personal”, asegurando que le iba a informar de nuestra petición.

La semana pasada Paterna abrió una nueva oficina de Zoe en Alicante, con Manuel Gómez y José Blas como encargados:

Los próximos días 25, 26 y 27 de febrero está prevista en Málaga la celebración de la primera convención Zoe en España a nivel mundial, a la que está prevista la asistencia de un Leonardo Cositorto que ayer apelaba a Dios para salir del atolladero.

 

Lo peor de todo es que el fandom de Cositorto sigue a muerte con el personaje. Y no son ni capaces de hacer algo bien:

Llegados a este punto, aunque suene mal, pero es que no se puede decir otra cosa: los que acaben estafados por el esquema Ponzi perpetrado por Leonardo Cositorto, se lo tienen bien merecido.

Deja un comentario